La nueva normativa establecerá normas claras para garantizar que el plástico reciclado pueda utilizarse con seguridad en los envases alimentarios en la UE, lo que contribuirá a aumentar la sostenibilidad general del sistema alimentario y a alcanzar los objetivos del Plan de Acción de la Economía Circular (VER NOTICIA COMPLETA)